Periodoncia | Dental Duarte Palau
522
page-template-default,page,page-id-522,page-child,parent-pageid-150,bridge-core-2.4.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-23.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

Periodoncia

GINGIVITIS

La Gingivitis es una inflamación gingival (de las encías) causada por acúmulo de placa bacteriana y cálculo, lo que comunmente se conoce como “sarro”. Este cambio en los tejidos se produce debido a la presencia de bacterias patógenas (microorganismos que producen daño en los tejidos). Clínicamente se observa hinchazón, enrojecimiento, sangrado durante el cepillado o incluso sangrado espontáneo. Su tratamiento se basa en la eliminación de los depósitos bacterianos, mediante tartrectomía (higiene dental realizada en la clínica por un profesional) e instrucciones de higiene oral.

Para la resolución de este cuadro clínico es de vital importancia la higiene dental del paciente. Se recomienda cepillado 3 veces al día, con cepillo dental elétrico o cepillo manual de dureza media, realizar movimientos circulares evitando los movimientos horizontales con excesiva fuerza, y uso de hilo dental, cepillos interproximales u otros dispositivos que permitan una correcta higiene interdental 1 vez al día, preferiblemente de noche. Además, debemos complemetarlo con higiene lingual con raspador lingual y uso de colutorio con antibacterianos como los aceites esenciales que ayudan a reducir la carga bacteriana bucal.

La gingivistis produce un efecto reversible en los tejidos, es decir, tras un correcto tratamiento, los tejidos vuelven a su estado normal, observándose una encía sana, rosada y que no sangra al cepillado. En pacientes con ginvitis no se observa pérdida de encía ni de hueso. Sin embargo, cuando la gingivitis no se trata correctamente, la inflamación crónica puede hacer que esta afectación evolucione a periodontitis, entidad que puede tratarse pero que causa pérdida irreversible de los tejidos que soportan los dientes.

PERIODONTITIS

La Periodontitis es una inflamación de los tejidos de soporte que produce pérdida de hueso y de ligamento periodontal. Se ha observado que los microorganismos de la placa dentental presente en el biofilm constituyen el agente etiológico principal de las enfermedades periodontales. En el biofilm se han observado, en varios estudios, bacterias patógenas asociada a estas enfermedades. La eliminación del biofilm, toxinas y cálculo y el re-establecimiento de una superficie radicular biológicamente aceptable permiten detener la progresión de la periodontitis. Ésto puede conseguirse mediante el tratamiento periodontal.

La terapia periodontal tiene como objetivo eliminar mecánicamente el biofilm subgingival y controlar la inflamación, ya sea demanera quirúrgica o no quirúrgica. Estos procedimientos permiten deterner la pérdida de inserción reduciendo la inflamación y la sbolsas periodontales.

Es fundamental un diagnóstico precoz y correcto de la periodontitis. Se sigue el proceso de diagnóstico periodontal según el esquema de clasificación definido en 2017 por el World Workshop on the Classification of Periodontal and Peri-Implant Diseases and Conditions.

De acuerdo con esta clasificación:

  •  Un caso de salud periodontal se define por la ausencia de inflamación [medida como la presencia de sangrado al sondaje (BoP, por sus siglas en inglés, bleeding on probing) en menos del 10% de las localizaciones] y la ausencia de pérdida de inserción clínica y hueso derivados de una periodontitis previa.
  • Un caso de gingivitis se define por la presencia de inflamación gingival, definida como BoP en ≥10% de las localizaciones, y la ausencia de pérdida de inserción clínica detectable debido a periodontitis previa. La gingivitis localizada se define como un 10%-30% de localizaciones sangrantes, mientras que la gingivitis generalizada se define como >30% de zonas con sangrado.
  • Un caso de periodontitis se define como la pérdida de soporte de tejido periodontal, que se evalúa comúnmente mediante la pérdida ósea radiográfica o la pérdida interproximal de inserción clínica, medida mediante sondaje. Otras descripciones relevantes de la periodontitis son: el número y el porcentaje de dientes con profundidad de sondaje por encima de ciertos umbrales (comúnmente >4 mm con BoP y ≥6 mm), el número de dientes perdidos debido a periodontitis, el número de dientes con lesiones intraóseas y el número de dientes con lesión de furca.

Los pacientes, una vez diagnosticados, deben ser tratados de acuerdo con un enfoque gradual preestablecido del tratamiento que, dependiendo del estadio de la enfermedad, debe ser incremental, incluyendo en cada paso diferentes intervenciones.


Un requisito previo esencial del tratamiento es informar al paciente del diagnóstico, incluidas las causas de la afección, los factores de riesgo, las alternativas de tratamiento y los riesgos y beneficios previstos, incluida la opción de no recibir tratamiento. Estas explicaciones deben ir seguidas de un acuerdo sobre un plan de tratamiento personalizado. Es posible que el plan deba modificarse a lo largo del tratamiento, en función de las preferencias del paciente, los hallazgos clínicos y los cambios en su estado de salud general.

El tratamiento de la periodontits consta de diversas fases:

La primera fase no solo incluye la motivación y la instauración de cambios de comportamiento en el paciente para lograr prácticas de higiene oral adecuadas y autónomas, sino también el control de los factores de riesgo modificables locales y sistémicos que influyen significativamente en esta enfermedad. Aunque esta primera fase del tratamiento (tartrectomía e instrucciones de higiene oral) es insuficiente para tratar a un paciente con periodontitis, constituye la base para una respuesta óptima al tratamiento y la obtención de resultados estables a largo plazo.

En esta fase es muy improtante que el paciente conozca el efecto detabaco en el desarrollo y progresión de la enfermedad periodontal. Se sabe qu elos apciente fumadores presentan destrucción más rápida de los tejidos, lo que puede producir movilidad e incluso pérdida dental a mayor velocidad. Además, la respuesta al tratamiento periodontal es más efectiva cuando el paciente cesa su el hábito tabáquico. Otros estados sistémicos, con la presencia de diabetes mellitus bien controlada tambien mejora el estado oral del paciente.

La segunda fase se basa en lo que denominamos instrumentación subgingival – raspado y alisado radicular-, lo que se conoce comunmente como “curetaje”. Este procedimientos se realiza siempre bajo anestesia loca, y tiene como e¡objetivo elimnar los depósitos bacterianos subgingivales (los que se encuentran dentro de la encía). La instrumentación puede realizarse en 4 sesiones, en 2 sesiones (prodecimiento más común) con el mínimo tiempo de espera entre sesiones. Si se considera necesario, puede realizarse un “Full Mouth desinfection” que se basa en realizar las sesiones en menos de 24-48h. Cuando el profesional lo considere, en la última sesiones puede recomendarse tomar antibióticos sistémicos que pueden ayidar a reducir la carga bacteriana y obtener una mejor respuesta al tratamiento. Transcurridas de 4 a 6 semanas, el clínico debe valorar el resultado del tratamiento, mediante sondaje periodontal y evaluación de otros parámetros que permiten determianr si la periodontitis está estable o debe realizarse una tercera fase de tratamiento.

La tercera fase se conoce como fase quirúrgica. Actualmente dismponemos de diversos abordajes que permiten resolver la periodontitis en caso de no haberlo hecho con la fase anterior, o incluso de recueprar los tejidos perdidos mediantes procedimientos regenerativos o de injertos de te tejido blando (injertos de encía del propio paciente normalmente).

Todo tratamiento periodontal debe finalizar cuando el paciente entra en un programa de mantenimiento periodontal. Éste se basa en determinar cada cuantos meses, normalmente de 4 a 6 meses, el paciente debe acudir a la clínica dental para realizar un monitorización de su estado de salud periodontal. Esto se basa en un cita donde se evalúa la higiene oral del paciente, se miden parámetros clínicos y se realiza eliminación de placa dental y cálculo.

Covid-19 y Periodontitis

Se ha demostrado que Covid-19 ataca de manera más virulenta a pacientes con patologías previas. Y a esa lista de enfermedades de base se ha sumado una más, pues se ha confirmado que tener periodontitis se asocia significativamente con un mayor riesgo de complicaciones por Covid-19.

El resultado de una reciente investigación ha demostrado que la periodontitis está significativamente asociada con la gravedad de la afectación por COVID-19 y con el desarrollo de sus complicaciones; por eso, los pacientes con patología periodontal deberían consultar con su dentista para recabar el diagnóstico y tratamiento adecuado, y así disminuir el riesgo de sufrir complicaciones si se infectan con el virus SARS-CoV-2 “, según apunta el Prof. Mariano Sanz, uno de los coordinadores del estudio y codirector del Grupo de Investigación ETEP (Etiología y Terapéutica de las Enfermedades Periodontales) de la Universidad Complutense de Madrid.

Los investigadores han observado que las enfermedades periodontales, y principalmente la periodontitis actúan como un factor complementario en el aumento de la infectividad gravedad de la enfermedad COVID- 19, lo que destaca una vez más la necesidad de implementar medidas preventivas y terapéuticas para reducir la carga global de periodontitis.

Los estudios han sido realizados en la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad McGill de Montreal (Canadá) y la Universidad de Qatar (Qatar). Los resultados han sido recogidos por el Journal of Clinical Periodontology, tras las investigaciones desarrolladas entre marzo y julio de 2020 en 568 pacientes diagnosticados con COVID-19. Los resultados arrojaron que existe una relación entre la gravedad por el coronavirus y la periodontitis.